PORTALDOG.COM sitio canino con información para los amantes de los perros. Artículos informativos por especialistas médicos veterinarios, conductistas, etólogos, adiestradores. Guías de servicios: adiestradores,criadores de todas las razas,paseadores y mucha más info.
Inicio Email Faq Newsletter Sitemap PORTALDOG.COM
PORTALDOG.COM Contacto Sitemap Inicio
 
perros»comportamiento»etologia
Etología: las manipulaciones, contenciones y juegos de guerra
 
   
Opciones del autor Página web del autor Correo del autor

Cuando nuestra perra Kika se convierte en madre -estado supremo del animal- su imprinting maternal gobernado por hormonas como la Oxitocina obrará maravillas en su capacidad docente hacia los nuevos “contenedores” de sus propios genes. Es increíble la enseñanza que un buen observador puede obtener de Kika cuando ella, amén de madre, se convierte en maestra de sus cachorros, en formadora de hijos y en profesora de la universidad de la vida en la que estos tratan de navegar desde el momento de la rotura de su cordón umbilical.

A estas alturas, ustedes saben muy bien que todo lo que hace un animal está encaminado a optimizar su tasa de aptitud y por ende, a trabajar para que el máximo número de sus genes pasen a la generación siguiente. Pero….¿Que pasaría si sus cachorros muriesen sin perpetuar esos genes en generaciones venideras? Pues simplemente que Kika habría trabajado e invertido en un negocio ruinoso en el que el padre, Truco, perdería también como progenitor y pareja. Si sus hijos mueren no se perpetuarán en la especie.

Para llegar hasta aquí, hasta el momento en el que Truco y Kika tienen su camada, tanto uno como otro han tenido que sobrevivir, evitar que los depreden tanto otros animales mayores cuando están en libertad o unos simples virus cuando son domésticos, cortejar, copular, gestar y parir. ¡Una tremenda inversión! Imagínense que ahora, por no criarlos adecuadamente, por no enseñarles a vivir en un mundo hostil o por no enseñarles a obtener recurso, toda esa inversión se pierde. Truco y Kika serían un desastre como individuos de su especie.

Partimos de la base de que tanto uno como otro son especímenes adaptados a la selección natural o artificial en este caso. Ellos “saben” muy bien como tienen que criarlos, sacarlos del nido y enseñarles a obtener recurso. El resto del ciclo, si sus hijos son aptos, será un problema de ellos, no de Kika. Pero hay un hándicap añadido a esta necesidad de adaptación de nuestros cachorros y es que sus padres podrían enseñarles todo lo que necesitan para sobrevivir en libertad pero no para vivir al lado de Homo Sapiens y de su temible selección artificial. En eso, nosotros tenemos que echar una mano a nuestra pareja para que la escuela sea completa y los profesores de sus hijos, los mejores.

La manipulación neonatal, por parte del criador, consiste en ampliar y completar las que la madre otorga por sistema y dentro de los cuidados parentales, independientemente de que pertenezca a especie doméstica. Así mismo, se introducirán otras y se ampliarán las que entendamos que contribuyen al desarrollo intelectual del cachorro, las que beneficien a su sistema inmunológico y las que estimulen su capacidad gregaria con nuestra especie.

Debo hacer hincapié en el concepto de que Truco no participará casi nunca en ese otorgamiento de cuidados parentales porque, como saben, el cambio de sistema de emparejamiento desde la forma salvaje al perro doméstico, es decir, de monogamia a poliginandria o promiscuidad moderada, no da certeza de paternidad al macho por lo que este se inhibe de la cría de hijos que pueden no ser suyos.

No me extenderé en explicarles las manipulaciones neonatales, en las que nosotros podemos intervenir, solo les voy a indicar aquello que es absolutamente necesario en la formación del cachorro para la convivencia ínter específica. Nosotros debemos utilizar a nuestro favor todos aquellos conceptos que hayan sido exitosos, comprobados y promulgados científicamente.

La jerarquización como factor de supervivencia.

Frente a un problema de lucha por competencia de jerarquías, los animales –incluidos los perros- utilizan tres clases de estrategia: La del gavilán, la de la paloma y la del burgués. Así, un perro gavilán siempre estará dispuesto a la pelea con cualquier congénere y casi siempre con el humano aunque sea su dueño. Disputará recurso y estatus y tratará de colocarse en el primer puesto del escalafón a costa de lo que sea. Sabemos que en libertad esta estrategia no sería adecuada porque el animal, a base de enfrentamientos, no conseguiría llegar a la edad adulta y que en domesticidad el perro sería una fuente de conflictos para su dueño.
La estrategia de la paloma consistiría en exhibirse a ver si cuela y si no, retirarse de la pelea. Tampoco sería beneficioso para cualquier animal que pretendiese mantener recurso, estatus o simplemente realizar una defensa de su territorio o dueño.
Sin embargo, la del burgués es la más apta y trata de que el perro se comporte como un gavilán cuando defiende a su progenie, territorio o dueño y como paloma cuando se trate de una pelea que no le aporta nada aún cuando la gane.
Pues bien, todos estos roles o estrategias se comienzan a jugar en el seno de la camada y entre los hermanos. Habrá entre los cachorros el que tienda a gavilán o el que adopte la estrategia paloma pero una buena jerarquización entre ellos, les enseñará a ser más burgueses que otra cosa. Decimos en España que siempre hay alguien más chulo que uno mismo y esa enseñanza, de no darse al perro, hará que el día de mañana no sepa medir sus fuerzas y trate de emplearlas sin medida incluso con nosotros mismos.
Estas mismas normas de respeto hacia la jerarquía si no nos la dan a los seres humanos, en el seno de nuestra familia, nos convertimos en seres indeseables, pendencieros y carentes del más mínimo respeto por los mayores. No olvidemos que nosotros, aunque pertenezcamos a la especie elegida, no podemos desprendernos de los fundamentos biológicos de nuestra conducta.
La jerarquización de la que hablamos se consigue en el seno de la camada mediante las contenciones y los juegos de guerra.

La contención activa y la pasiva.

Más que castigo, el término contención nos lleva al concepto de impedir la conducta agresiva ya sea mediante una inmovilización o manipulación (activa) o impidiendo la conducta del perro mediante lenguaje corporal o alarde de fuerza y recurso (contención pasiva).

Cuando en consulta tratamos un típico caso de agresividad competitiva comenzamos por establecer en los dueños una línea de conducta, hacia su perro, basada en las contenciones pasivas. Si esto no funciona pasamos a las activas. Supongamos que una señora se queja de que su perro le gruñe cuando se acerca a él mientras come. La primera recomendación, en este caso, sería la de retirarle inmediatamente el plato de comida e incluso, el bebedero. De esta forma le enseñamos quién es el dueño del recurso pero, si se tratara de un cachorro el que gruñe le recomendaríamos que lo pusiese boca arriba, sujeto por el pecho y no lo soltara hasta que desapareciera la actitud ofensiva. Como es lógico, un cachorro es menos peligroso y más manejable que un perro adulto y por ello tratamos de evitar el enfrentamiento directo con este mediante contenciones pasivas.
Una constante exhibición de nuestro poderío ante nuestro perro convence a Truco, desde pequeño y sin necesidad de enfrentamientos, de que nosotros somos líderes y además, líderes ínter específicos.
Las contenciones activas y pasivas deben ser ejercidas sobre nuestros cachorros desde el período de socialización y con una intensidad variable dependiente del grado de dominancia que presenten. Por supuesto, el factor racial es muy importante a la hora de graduar la intensidad de las contenciones. No necesitará, por tanto, la misma intensidad y frecuencia un cachorrón de Labrador que un echado para adelante Pastor Alemán.
No obstante lo expuesto, a nuestro buen Truco no le vendrá mal el que usted le enseñe a no comer hasta que reciba la orden de hacerlo. Además de aumentar su educación conseguiremos un excelente control sobre uno de sus principales instintos; el de supervivencia y, más concretamente, sobre el secundario de obtención de recurso.

Los juegos de guerra son un compendio de las enseñanzas específicas que cualquier animal necesita para desarrollar aquellos instintos que le llevan a la solución de los problemas de supervivencia.

Cuando digo “enseñanzas” no olvido el que la conducta es una interacción compleja entre genes y medioambiente, es decir, nuestro Truco viene “preparado” genéticamente para hacerlo pero sus hermanos, primos y familia deben ayudarle a depurar la técnica que le permitirá sobrevivir tanto en un medio libre como doméstico.
Es impresionante observar como entre los hermanos, y en el periodo de socialización, se entablan auténticas batallas para obtener ese juguete o esa golosina que nosotros intencionadamente introducimos en su parque. No es ni más ni menos que la expresión de una disputa por el recurso. Cuando sin motivo aparente, dos cachorros se enganchan en una pelea larga y que siempre acaba con el abandono de uno de ellos, no tenga usted duda de que lo que se disputa es el estatus o rango social. En otras ocasiones, uno o varios cachorros salen disparados para cazar algún chisme que se mueve – o que nosotros hacemos que se mueva- y no paran hasta cazarlo y “rematarlo”. Fíjense en que están completando todas las secuencias de la conducta compleja de caza: deambulación, detección persecución y rastro, apresamiento, “muerte” de la pieza, manipulación, ingesta, porteo y/o enterramiento. Esta conducta es totalmente necesaria, pertenece a su bagaje filogenético y no somos quienes para reprimirla o anularla aunque en ello nos vaya una zapatilla o nuestro periódico favorito.

Algunas veces nuestro cachorro es acometido por un adulto en el parque y sometido a un buen revolcón del que sale chillando como una rata. Si completan la secuencia, y no se asustan demasiado, verán como el joven guerrero derrotado no tarda en hacer buenas migas con el abusador y acaba lamiéndole las comisuras de la boca. ¡He entendido la lección! ¡Ahora juega conmigo y trátame como a un cachorro que pide comida a un buen cazador y valiente guerrero! Lo normal es que el adulto “educador” abandone su agresividad, mediante esta señal de apaciguamiento y olvide las pretensiones del potencial guerrero.

Considero necesarias todas estas lecciones en el desarrollo de nuestro Truco y, si me apuran, las considero imprescindibles, tan imprescindibles como las que debería recibir nuestro cachorro humano. Deberíamos enseñarle cual es su puesto en el escalafón familiar, en la sociedad y en el mundo. Quizás de esa forma, algunos de nuestros cachorros de Homo Sapiens no agredirían a sus compañeros, no ofenderían a sus profesores, respetarían a sus padres y, sobre todo, trabajarían para obtener un recurso necesario para su supervivencia en vez de tratar de obtenerlo siempre de los padres o de la sopa boba. Todo este compendio de enseñanzas es, ni más ni menos, que la jerarquización imprescindible en cualquier especie incluida la nuestra.

Entiendo, por otro lado, que eso de jerarquización es una palabra políticamente incorrecta pero como ustedes saben lo que pienso al respecto, les ruego que se la apliquen a su cachorro de perro porque, respecto al de Homo, son ustedes muy libres. Truco necesita de todas estas enseñanzas, sus hijos también pero al ser este artículo de Etología, solo puedo aconsejarles que proporcionen a Truco lo que la selección artificial y las corrientes de moda le van quitando; su alma de especie.

Etología, Terapeuta en comportamiento animal
Dr. Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros

PORTALDOG.COM sitio canino con información para los amantes de los perros. Artículos informativos por especialistas médicos veterinarios, conductistas, etólogos, adiestradores. Guías de servicios con mucha info. Podes participar mediante nuestro foro canino, compartir ideas, buscarle novio a tu perro o publicando su fotografía.
 
 
 
 
adiestradores artículos médicos
criaderos homeopatía
paseadores etología
handlers estándar de raza
guarderías clubes de raza
belleza canina biblioteca canina
veterinarias links
pet´s shop  
       
PORTALDOG.COM mas info para los amantes de los perros
También te invitamos a visitar:
Displasia de codo la articulación del codo está formada por 3 huesos: por el contacto de la extremidad distal del húmero y los extremos proximales del los huesos radio y cúbito. Este contacto articular se denomina articulación humero radio-cubital .
Hay que considerar además la unión proximal o superior de [...]
 
El cáncer es una enfermedad conocida por todos ¿Quién no tuvo un amigo o pariente o conocido con cáncer? Tal vez usted mismo padeció esta enfermedad. Así como las personas, los animales, nuestras mascotas, pueden enfermar de cáncer [...]
 
La Hiperactividad es una tara congénita. En estudios realizados sobre la heredabilidad de la conducta en el perro doméstico, se ha comprobado que hay un factor peligroso que se hereda con toda facilidad, que se corre como el fuego y se extiende de [...]
 
Homeovet.com.ar   Guardería Canina en Pilar
 
La Terapeútica Biológica Celular es un Método Terapéutico Médico, que tiene como objetivo la curación o mejoría del paciente, mediante la oferta de material biológico específico de alto poder vital, que las células en disfunción emplean para su reparación y/o revitalización [...]
 
Ansiedad por separación: es un sentimiento difuso de angustia o aprehensividad hacia un peligro o amenaza inespecífica, acompañado de una sensación de desolación y desprotección que lleva a conductas que pueden ser destructivas a la propiedad, peligrosas para el perro, o molestas para el dueño [...]
 
Período Neonatal: abarca las dos primeras semanas de vida del cachorro. Consiste básicamente en momentos de mamar intercalados con momentos de dormir. Durante este período el cachorro no puede ver ni escuchar, no posee locomoción. La repuesta al dolor durante [...]
 
Más info en la sección artículos médicos
 
   
Terminos de uso y condiciones www.portaldog.com